Últimamente está muy de moda integrar el suelo de la casa con las escaleras, dándole un aspecto moderno, limpio y homogéneo. Esto ha hecho que muchas personas que tienen suelo de madera en su hogar o local comercial 

¿Por qué escoger escaleras de madera?

Los beneficios de poner tarima en escaleras van mucho más allá que algo meramente estético. Al igual que en el resto de la casa, el suelo de madera que instalemos en las escaleras conservará las mismas ventajas del parquet que hay en el resto del hogar: nos proporcionará una sensación de confort y bienestar, además de actuar como aislante térmico para conservar de forma natural el calor el invierno y el frío en verano, por no hablar de su facilidad para ser limpiado a diario. Aunque lo que lo convierte de verdad en un factor decisivo es la gran variedad de colores y texturas que ofrece la madera. 

¿Qué tipo de tarima instalar en las escaleras?

Si ya tienes claro que quieres un suelo de madera en tus escaleras y te debates entre un parquet natural o un parquet laminado, nosotros te recomendamos que te quedes con un parquet laminado AC5 o AC6.

¿Por qué? Dado que las escaleras tienden a ser una de las partes de la casa que sufren más del desgaste por ser un espacio muy transitado, hace falta una madera que otorgue esta resistencia extra que hará que el suelo de las escaleras nos aguante mucho más. 

Componentes de las escaleras de parquet

Hoy en día con el avance tecnológico de las maderas de parquet se puede revestir la escalera con el mismo material que en el resto de la casa, ya que existen piezas especiales que ayudan a esta integración.

A continuación haremos un breve repaso en las diferentes partes que pueden componer una escalera de parquet:

  • Huellas y Contrahuellas
  • Mamperlanes
  • Zócalos o Rodapiés 

    Huellas y Contrahuellas

    La huella es la parte horizontal del peldaño de la escalera, es decir, el sitio donde pisamos para subir y bajar. Por lo contrario, la contrahuella es la parte vertical que se encuentra perpendicularmente a la huella, la cual tiene la misma altura para cada escalón. Lo único que nos conviene saber es que, como hemos mencionado anteriormente, buscamos que la tarima que se vaya a instalar en la huella sea de una madera resistente y antideslizante. 

    Mamperlanes

    El mamperlán de parquet es un elemento decorativo que se coloca en el extremo del peldaño de la escalera, encajando con la huella del escalón. La parte interior del mamperlán presenta un ángulo de 90 grados que servirá para una fácil colocación, mientras que su parte exterior puede ser recta o biselada. A parte de aportar un toque decorativo a la escalera también protege el canto del desgaste y los golpes. El mamperlán se puede colocar un poco por encima de la huella de la escalera, haciendo que sobresalga un poco. Este método se llama mamperlán machihembrado. También existe el mamperlán de encaje con el sistema clic, el cual encontramos habitualmente en la instalación de parquet laminado, consiguiendo dejar el mamperlán al mismo nivel que el peldaño de la escalera, lo que te recomendamos si quieres evitar algún que otro tropiezo.

    Zócalos o rodapiés

    Por otro lado tenemos el rodapié o zócalo, una tabla de madera colocada en forma horizontal para adornar y proteger la parte inferior de la pared o, en este caso, la parte que conecta la pared con las escaleras. Su funcionalidad es tanto estética como práctica, ya que ayuda a que las escaleras se integren con el resto de la casa de forma más uniforme, a la vez que le da una capa extra de resistencia a los laterales de la escalera. 

    Instalación de parquet en escaleras

    Lo primero que debes saber es que la instalación de parquet en escaleras funciona diferente al proceso habitual de colocar tarima sintética en el suelo de una vivienda. La principal distinción es que no se instala de forma flotante, es decir, en vez de colocar el parquet encima de una base aislante uniendo las tablas con el sistema clic, se ponen las tablas encoladas sobre la base de los peldaños y se une la huella y la contrahuella con un mamperlán.

    Ya que la colocación de parquet laminado en las escaleras se hace directamente en el suelo, existen un par de consideraciones que debemos tener en cuenta:

    • La superfície de los peldaños deberá estar limpia y nivelada.
    • El suelo deberá ser poroso para que se pegue el adhesivo que se añadirá en la superficie. Cumpliendo estos dos requisitos tus escaleras deberían estar listas para que puedas instalar parquet natural o laminado en ellas. Aún así, si no quieres preocuparte por nada salvo del diseño de tus escaleras de madera.